agallas de quejigo en las proximidades del yacimiento de Plaza de Moros

Indice

I. EL YACIMIENTO EN EL PAISAJE DE LA COMARCA

El Yacimiento en la Región.
En el paisaje de la Mesa de Ocaña, predominan los amplios horizontes sobre un suelo pardo de estepa, los cielos surcados por aves hoy escasas, como sisones y avutardas. Por el Norte, la Fosa del Tajo: un laberinto de cárcavas, cerretes, muelas y barrancas, que las lluvias han ido trazando con los siglos por entre los yesos blancos. Al Sur los arroyos, antes colmados de olmos y robles y las cañadas, sembradas de caña y carrizo. Este es el entorno de actuación del Proyecto Plaza de Moros

Los geógrafos no se ponen de acuerdo a la hora de definir esta pequeña comarca, que tiene un poco de ribera de Tajo otro de Alcarria, y mucho de Mancha. Geológicamente, es una superficie de páramo, apenas ondulada, rebosante antaño de encinas, de las que aún quedan algunos añosos ejemplares que hoy coquetean con las espigas del trigo, las vides y los olivos.

Un Paisaje lleno de Historia...

Esta tierra es rica en Patrimonio Histórico y en yacimientos arqueológicos: entre los más destacados se encuentra el Conjunto Histórico de Ocaña, en el destaca la Plaza Mayor y la Fuente Gran, obra de Juan de Herrera; los antiguos castillos árabes de Oreja, Huerta y Monreal (Carabanchiel), los poblados de la Edad del Hierro de Plaza de Moros, Esperillas y Villanueva de Bogas, o de la Edad del Bronce de Atalaya (La Guardia) y Ocaña.

En el antiguo camino de la Corte de Madrid a Valencia, a la sombra de Ocaña, creció un pueblo de pastores: Villatobas, que heredó en el siglo XVIII la Encomienda de Montealegre, de siete leguas de circunferencia, todas cubiertas de un bosque de mata parda y quejigos. En mitad de esa espesura que se conserva en parte, aprovechando la confluencia del arroyo de los Moros y del Robledo y las escarpadas laderas de sus vertientes, se encuentra el yacimiento arqueológico de Plaza de Moros. Llamado en los mapas antiguos el castillo o castejón, 5 km. al Sur de Villatobas, la plaza de los moros o "la fortaleza de los antiguos", es el nombre con el que el saber popular conoce este poblado amurallado.
El entorno del Yacimiento.
Plaza de Moros se encuentra en la cuenca que han ido excavando desde el Mioceno los cauces fluviales del arroyo del Robledo y el arroyo de los Moros. El páramo calizo da paso a una sucesión de margas, arcillas y arenas que proporcionan unos suelos ligeros, fértiles y fáciles de arar, y un paisaje ondulado en el que se encajan los cursos de agua. El yacimiento aprovecha una península que se asoma a los arroyos.

En los frentes de escarpe se han situado desde antiguo buenas caleras y de allí brotan los manantiales que nutren los arroyos. En las vegas se pueden ver las huertas y un hilo de agua orlado de cañas, mientras que los olmos luchan por sobrevivir en los arroyos entre álamos y chopos. En las erosionadas laderas calizas crecen las atochas de esparto, el romero y el tomillo; entre ellos, aprovechando la humedad de las umbrías, todavía se pueden ver los robles carrasqueños (quercus faginea) que dan nombre al riachuelo y que han desaparecido de los llanos en donde se enseñorean las encinas, algunas de ellas de enorme talla, como "la Mata Gorda de Portillo Rubio", a la que se le calcula medio millar de años y cuya copa alcanza más de 20 m de diámetro.

En estas tierras los inviernos fueron largos y húmedos con muchos días de heladas y los veranos tórridos, con frecuentes sequías.Los almendros florecían en Marzo, por Mayo se llenaban los sembrados de amapolas y en otoño el aire transportaba los aromas dulces de los higos maduros

. Carrizos,  avena y paisaje de vega a los pies del poblado de Plaza de Moros

El paisaje y la vida cotidiana en Plaza de Moros.

improntas vegetales en un fragmento de adobe quemado del poblado de Plaza de Moros

En la Edad del Hierro, el paisaje no era demasiado diferente. Gracias a los análisis antracológicos realizados sobre los restos de madera quemada, recuperados en las excavaciones y el estudio arqueobotánico de las improntas que plantas y semillas dejaron en innumerables adobes de barro, sabemos que el bosque de encinas y quejigos cubría buena parte de los llanos hace ya 2.400 años.Los habitantes de Plaza de Moros aprovecharon las maderas de estos árboles en la construcción de sus viviendas. Pero entonces los arroyos no estaban encauzados y el agua encharcaba todo el valle, dejando crecer cañas, carrizos y cáñamos, refugio de cientos de cangrejos, ranas, lagartos y culebras.

Microfotografía de un tallo de trigo

Las hierbas de estos valles alimentaban en verano a las ovejas, con cuyas lanas fabricaban los vestidos las gentes del poblado. Entre los restos arqueológicos se pueden ver huellas de pezuñas de cabra u oveja en los ladrillos de adobes que se dejaron a secar al sol, o pesas de barro (fusayolas) de los husos para hilar la lana en los suelos de las habitaciones. De las cañadas se aprovechaban igualmente para la construcción las cañas y carrizos (Arundo/Phragmites) así como el cáñamo (Cannabis sativa) para fabricar cuerdas y el esparto (Stipa tenacissima).

Entre las especies cultivadas se han documentado hasta ahora trigos antiguos desnudos (triticum aestivum/durum) y cebadas vestidas (hordeum vulgare). Sus restos se encuentran muy fragmentados indicando algún tipo de trilla, probablemente con las propias patas de los animales de tiro: bueyes, burros o mulas, ya que la trilla, al igual que el cultivo de la vid y el olivo no llegarán a estas tierras sino con los romanos, en el siglo II a.C., si bien en este momento ya conocían los acebuches silvestres.

Atocha de Esparto

Antaño, las bellotas alimentaban una numerosa cabaña de jabalíes y en las espesuras corría el ciervo y se escondían el lobo, el lince, el gato montés y el zorro (éste aún lo hace). Hoy ratones, topos, lirones, liebres y conejos corren por los campos y perdices, palomas, urracas, mochuelos, alcotanes (aquí cernícalos, no gavilanes) y águilas perdiceras surcan los cielos.

Inicio de Página

Contactar con el Proyecto Plaza de Moros
Página Anterior (desactivado)
Regresar a Índice
Página Siguiente. El Poblado Museo

Optimizada para 800 X 600 ppp
Diseño de página: Oscar García Vuelta
Está Vd. en el Sitio Web del Proyecto Arqueológico "Plaza de Moros"